Independencia de Catalunya en las telecomunicaciones

La obtención de la independencia sería un proceso complejo, no tan fácil como un divorcio común. Y más, cuando sólo por un Estatuto, ya nos amenazaron determinados militares. No me quiero imaginar si el proceso de independencia va en serio, cosa que parece que desde Madrid no se ve.

En principio, se ganaría en nivel de vida y nos libraríamos de las imposiciones de Madrid. En todo caso, el movimiento independentista ha ido creciendo al ver que el Gobierno español no respeta las aspiraciones de Cataluña, y gracias, de rebote, a la sentencia del Tribunal Constitucional que marca un techo no superable ya alcanzado.

No se respeta Cataluña como nación dentro del Reino de España, tampoco se admite la oficialidad plena del catalán, la lengua propia de Cataluña, es decir, el derecho y el deber de conocer el idioma, ni se aceptan las selecciones deportivas catalanas, cuando la selección española esté en la misma competición oficial. Tenemos una financiación injusta para Cataluña que no cumple ni tan siquiera las disposiciones del Estatut rebajado, sumándole los reiterados incumplimientos y deudas del Estado. Se promueven denominaciones impropias para el catalán (p.ej. LAPAO) desde otros lugares del Estado. Se ataca el modelo de éxito de la inmersión lingüística. Se ponen trabas a la recepción de los canales catalanes en todo el territorio de habla catalana.Y, por si fuera poco, los dos principales partidos del Estado llevaban años intentando marginar el corredor mediterráneo, o como mínimo convertirlo en secundario en los planes de infraestructuras de la UE. Ah… se me olvidaba, algunos también quieren recuperar el delito de referéndum.

Para ver las consecuencias simplemente hay que mirar como le fue a países que se independizaron hace poco en Europa, o si alguno lo hace en el futuro próximo (Escocia o Flandes).

Ahora analizaré cómo quedaría la oferta estatal de radio y televisión, y qué pasaría con las compañías de telefonía y ISP que operan en toda en España (y, por lo tanto, en Cataluña).

Radio:

En el caso de la AM, quedarían fuera las emisoras de RNE, Radio 1 y Radio 5, y deberían pasar a manos de la Generalitat. Por lo que podrían pasar a emitir Catalunya Ràdio y Catalunya Informació, respectivamente. O bien, dejar de emitir.

Paralelismo: después del desmembramiento de la URSS en 1991, la principal emisora pública “All-Union First Programme” fue sustituida por las emisoras públicas de los nuevos estados independientes. Otro caso, en Guinea Ecuatorial, Radio Nacional de Guinea Ecuatorial, pasó de RNE a propiedad del gobierno ecuatoguineano.

Y con las privadas, bien de AM o FM, seguramente, los titulares de las licencias se tendrían que domiciliar en Cataluña, si las empresas son de Madrid. Probablemente los programas actuales se mantendrían, pero dirigidos desde Barcelona.

Paralelismo: la privada Europa Plus continúa emitiendo en las nuevas repúblicas ex-soviéticas (Lituania, Ucraina, Bielorusia, etc.). Caso de Crimea: la versiones ucranianas fueron sustituidas por las homólogas rusas (tanto las señales públicas como privadas).

Y en la radio digital, habría que ver qué sucede con los múltiplex FU-E, MF-I y MF-II. El múltiplex FU-E está más que cantado que desaparecería, porque si se utilizase el bloque 11B, no podría emitir en comarcas limítrofes a España, pues se causarían interferencias mutuas. Otra cosa es saber qué sucedería con MF-I y MF-II, si se volvería a hacer un concurso en Cataluña de los programas, o bien, la licencia iría a parar a las filiales catalanas de los grupos de comunicación. Y aun quedarían dos huecos de RNE en el MF-I, que pasarían a manos de la Generalitat. Habría que ver qué política tiene el Gobierno catalán respecto a la radio digital, es decir, si se continuará ofreciendo ese servicio sólo a Barcelona, y con la oferta actual (inverosímil), o bien, si alguien mueve ficha, y se planea un relanzamiento serio de la radio digital al estilo alemán, o bien, siendo pesimista, que en Cataluña no haya emisiones digitales.

Paralelismo: ciertamente, no hay, porque ningún país con emisiones DAB se ha independizado. Croacia se separó en 1991, pero comenzó sus emisiones en 1997, y la conferencia que repartió frecuencias coordinadas internacionalmente se hizo en 1995 reconociendo los nuevos estados.

Televisión:

Lo mismo que con la radio, ¿qué pasaría con TVE? La titularidad del múltiplex pasaría a la Generalitat. ¿Y la oferta privada: Telecinco, Atresmedia, etc.? De rebote, afectaría a Andorra porque, claro, allí se están emitiendo radios y televisiones internacionales de Francia y España. Lo mismo podría suceder en la Cataluña independiente, que sigan emitiendo con normalidad, bien a través de concurso o “trasladando” la licencia actual. Lo que está claro es que Intereconomía o 13TV (con un discurso ferozmente anticatalanista), al igual que no está incluida en la oferta andorrana, no creo que se siga admitiendo aquí. Seguramente se exigiría a las privadas españolas, que se produzcan más contenidos aquí, generando más puestos de trabajo en nuestro país.

Internet:

Nuevo dominio para el nuevo estado, que podría ser el .ct. Aunque se podría ser utilizando el .cat. Se crearían filiales catalanas de los ISP españoles actuales con domicilio social en Barcelona.

Reciprocidad:

Más allá de todo esto, Cataluña tendría la capacidad, cosa que ahora no tiene, de poder negociar tú a tú con Francia y España. Es decir, incluso se habla de tú me dejas emitir en el resto de territorio catalanoparlante, yo te dejo emitir la señal de TVE. La emisión de TV3 estaría en peligro en las Baleares, por ejemplo, ya que el gobierno español quiere expropiar el segundo múltiplex autonómico, así entonces Cataluña podría negociar. También está en peligro TV3 HD en Cataluña.

En resumen, la independencia, en el día a día no nos reportaría muchos cambios, eso sí, la Generalitat tendría libertad y autonomía total. A parte, de ganar en términos económicos. La contrapartida es que es proceso muy complejo que tiraría para atrás a cualquiera, ya que aquí sólo hemos tocado telecomunicaciones pero hay muchos más ámbitos en la vida cotidiana.

Por último, también es bastante recomendable leerse los informes del Consell Assessor per a la Transició Nacional, y el libro blanco de Escocia “Scoland’s future“.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Independencia de Catalunya en las telecomunicaciones

  1. Jordi ha dit:

    Muy bien explicado, gracias.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s